CRÓNICAS INDOCHINAS 5: «La ONG Colabora Birmania: Recuperando la Infancia»

Colabora Birmania.00_jpg_srzEran los días en los que se tejía el sueño de la Modernidad, los días en los que proliferaban los gestos entusiastas respecto al progreso de la humanidad apoyado en la técnica; el método científico avanzaba raudo y con confianza, apadrinado por Galileo, Descartes y Newton. En aquellos días, sobre el cielo europeo se vislumbraba el trueno de la Revolución Francesa, aquella aventura de la Razón que, como llegó a proponer Robespierre, sería la nueva diosa del pueblo necesitado de fe en algo. Decía que fue en ese tiempo convulso y lleno de esperanzas, cuando apareció en un periódico alemán la pregunta abierta a sus lectores: “¿Qué es la Ilustración?” El filósofo más decisivo de la época, Immanuel Kant, se ponía manos a la obra para resolver esta cuestión. Para Kant, la Ilustración es el tiempo en el que la humanidad alcanza su mayoría de edad, esto es, el tiempo en el que los individuos abandonan la infancia y toman consciencia y se hacen responsables de su libertad. No es este el lugar para polemizar sobre este texto y menos para hacerlo sobre el pensamiento kantiano; válganos decir que la Ilustración es el tiempo en el que la infancia pasa a ser aquello que debemos abandonar para poder pasar, cuanto antes mejor, al tiempo en el que la razón domine nuestras vidas. Como supo anticipar Goya, tal vez el abuelo de las vanguardias, los sueños de la razón producen monstruos y nuestra generación ha visto las estaciones en las que ha parado el tren del progreso y es consciente de los muertos que pesan en las jorobadas espaldas de la historia de la razón.

La infancia es juego. En el juego las cosas no son meramente lo que aparece, sino también metáforas.

Nilños jugando.jpgEl niño juega con un plato y cree que es un volante de coche, una nave espacial, una rueda y realmente lo es. El niño crea la realidad, la trastoca al jugar con ella. El adulto, sin embargo, se limita a aceptar el sentido de la cosa como signo con un sentido unívoco y sabe que crear implica un acto previo de destrucción que no siempre está dispuesto a aceptar.

La Modernidad nos ha arrebatado la infancia. Hoy es el tiempo de niños consumidores, pequeños adultos que no saben jugar, pues se les ha sustraído el ámbito de lo irracional, para entregarlos al mundo de la persecución de fines. Hoy es el tiempo de adultos infantiles, que juegan con el destino de la humanidad desde los salones de altos techos en los que se disputan las cotizaciones bursátiles, olvidando por completo que la especulación ejecuta a familias enteras. La modernidad es el tiempo en el que el hombre ha sentido vergüenza de su esencial irracionalidad y ha creado los monstruos más feroces, uno de los cuales es el niño explotado en campos remotos, en fábricas de ultramar, o lo que es lo mismo: el niño-adulto explotado por el adulto-niño.

DSCN0740La ONG Colabora Birmania procura restituir la infancia a los niños que han visto como sus familias han tenido que abandonar sus casas, todo aquello que les era familiar en Birmania, para buscarse la vida en Tailandia, en campos de refugiados. Esta ONG cuenta con dos escuelas, a donde asisten diariamente casi cuatrocientos niños que aprenden matemáticas, inglés, ciencia y todo en su propia lengua. Gracias a la generosidad de los que participan en el proyecto de Colabora Birmania, pueden ir a la escuela junto a otros chicos de sus mismas edades, compartir juegos y músicas y comer al mediodía. El mundo ha olvidado a estos niños y es la filantropía de estos jóvenes españoles la que permite, al menos por un tiempo, que puedan vivir lo que les corresponde experimentar y, tal vez, algún día, puedan romper el lazo que une sus historias al campesinado, al trabajo en condiciones miserables, a la ignorancia y, con ella, a la dependencia. El sueño, la Utopía, es que algún día estas ONGs sean algo innecesario, porque los Estados ya habrán alcanzado un nivel de humanidad tal que no puedan concebir el progreso de la técnica si va acompañado de miseria e ignorancia… mientras tanto, desde aquí quiero agradecer el conmovedor trabajo que hace esta gente, demostrando que otra lógica es posible y que se puede habitar este mundo transformándolo en otro por venir.

Si quieren colaborar con Colabora Birmania, pincha aquí ONG Colabora Birmania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *