CRÓNICAS INDOCHINAS 13: «Donde las escuelas son prisiones». Dos días en Phnom Penh

Celda de tortura

En el año 1975 los hombres de Pol Pot ocuparon la escuela secundaria de Tuol Svay Prey y transformaron las aulas en cámaras de tortura. Ahora sería conocida como la cárcel de seguridad S-21. En los momentos de mayor actividad, se asesinaban a cien personas por día. En el que actualmente es el museo de Tuoi Sieng se conservan las imágenes de los detenidos, acusados de traición; sus rostros, sus miradas desconcertadas, reclaman que la humanidad no los olvide, que, siguiendo a Benjamin, podamos escribir la historia desde los ojos de los derrotados, de los sin nombre en la Historia Universal. El dolor no puede quedar sepultado por falsas reconciliaciones, porque el futuro no se puede cimentar sobre los cadáveres que silenciosamente duermen en las cunetas de las autopistas del progreso. El régimen de los jémeres rojos asesinó entre 1,5 y 2 millones de camboyanos.

DSCF3094
Peluquería callejera

En Phnom Penh nos bañamos de la bárbara historia del régimen de Pol Pot, pero también de ese arte jemer que se conserva en el grandioso Museo Nacional, donde se encuentran las figuras de Buda y las mayores muestras del arte angkoriano.

La noche de Phnom Penh es bulliciosa, llena de pubs y discotecas, que se abren mientras los mercados callejeros de comida cierran y dejan las calles repletas de deshechos. Nuestros ojos cierran pronto, porque el cuerpo va sintiendo el peso de los días, las carreteras y las pocas horas de sueño.

DSCF3087
Mercado de alimentos de Phnom Penh

Las reflexivas jornadas en la capital llegan a su fin y nuestro siguiente destino son las playas apacibles del sur de Camboya. Hasta la próxima crónica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *