CRÓNICAS INDOCHINAS 9: Viajando junto al río Mekong. Nuestros días en Luang Prabang

Laos - Luang Prabang MonjesNuestro viaje hacia Luang Prabang es largo, casi doce horas, y se vuelve un viaje infernal, ya que las curvas no dan tregua al trayecto y nuestras cabezas no encuentran hueco donde apoyarse para poder descansar. Luang Prabang nos recibe de madrugada, en esos minutos en los que la noche y el día disputan por la hegemonía. La clara luz de la mañana empieza a colorear las riberas del río Mekong, mientras las túnicas naranjas de los monjes budistas recogen las limosnas que los fieles brindan al nacer el día.

Laos - Luang Prabang Atardecer Mekong 4Luang Prabang es una pequeña ciudad muy pintoresca, atravesada por las aguas del Mekong, con gran oferta turística de bares y hostales, además de los siempre interesantes templos budistas. Nuestra primera jornada en la ciudad la dedicamos a visitar templos, tomar cafés junto al río, contemplando el rojo declinar del sol sobre las aguas cómplices de ese río que ya es cómplice de nuestros caminos.

Laos - Luang Prabang Cascadas 6

Al segundo día tomamos un tuk-tuk que nos traslada a Kuang Si, las mejores cascadas que hemos visto en nuestras vidas: el agua cae transparente, escapando a los escalones naturales que las piedras forman, la selva la resguarda del exceso de exposición, como si no quisiera que perteneciera a todos. Nos damos un buen baño, para refrescarnos del intenso calor, antes de partir hacia la capital de Laos: Vientiane… pero este episodio será narrado en nuestra siguiente crónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *