#CRNic16 Episodio 3. «El secreto de la jungla: Monteverde»

IMG-20160714-WA0021[1]Entre el canto múltiple de las aves y el rumor violento del océano abrazando la arena, los adelantados despertamos temprano para dejar Malpaís y comenzar nuestro periplo hacia Monteverde.

Quizás sea esta una buena ocasión para contarles en qué consisten las funciones del adelantado. En este caso, Daniel y yo partimos con un día de anticipación respecto al grupo con la misión de comprobar los horarios y los precios del transporte. El primer trayecto a realizar es el que une Malpaís con Cóbano y tiene una duración estimada de una hora; nosotros deberíamos haber partido a las 7:55, pero el autobús se retrasó y perdimos la conexión que nos llevaba desde Cóbano a Paquera, puerto desde el cual se debe cruzar el golfo de Nicoya hacia Puntarenas. Precisamente por este tipo de imprevistos hemos creado la figura del adelantado, con el fin de ahorrar al grupo de viajadores estos incidentes incómodos. Tras resolver estos desajustes, llegamos a Puntarenas y desde allí partimos a Monteverde. Nuestro viaje por caminos sinuosos de tierra, algunos tramos pavimentados, ascensos de muy lenta progresión entre las verdes montañas, duró alrededor de diez horas hasta llegar a la soñada y recóndita jungla de Monteverde. Afortunadamente, hemos logrado conseguir un transporte privado para los viajadores, lo que les exonerará de semejante odisea.

IMG-20160714-WA0019[1].jpgLa mañana siguiente nos encuentra bien dispuestos a comenzar la aventura extrema entre los paisajes deslumbrantes de la selvática montaña (o la montañosa selva). Dani y yo, mientras esperamos que llegue el grupo, partimos a un tour de catorce tirolinas suspendidas entre los árboles y nos dejamos caer en el vacío solamente amarrados de una cuerda, al más puro estilo Tarzán.

Me gustaría contar brevemente mis vivencias, ya que los vídeos e imágenes hablarán por sí mismos. La sensación de trágica incertidumbre al ir suspendido en el vacío, tan sólo aferrado a la vida por un diminuto arnés y dejándose arrastrar velozmente por la tensión de las cuerdas metálicas, desfilando entre los frondosos árboles y las miradas ridiculizantes de los pájaros, esa sensación-decía- es inigualable. Dos momentos son los que yo destacaría especialmente: el «Superman» y el «Tarzán». En el primero, atravesamos durante más de 1 km. el cielo boscoso, atados de piernas, con los brazos en el pecho, el cuerpo en posición horizontal y la cabeza boca abajo: la sensación de libertad, al estar completamente a merced de la naturaleza, divisándola desde una perspectiva totalmente nueva, merece que se haga esta experiencia, al menos una vez en la vida. La aventura del Tarzán es, como ustedes se imaginarán, arrojarse al vacío sujetos por una liana: les confieso que la sensación de muerte que se tiene en esa caída libre es muy difícil de analogar a cualquier otra vivencia.

IMG-20160713-WA0014[1].jpg
Bar de Monteverde

Tras dejar atrás esta inolvidable experiencia, Daniel y yo nos vamos a hacer las compras para poder recibir al grupo con una rica parrillada de pollo y verduras, acompañados con arroz y ensalada. Los viajadores llegan en torno a las 13:00 y tras una reparadora comida partimos hacia un bar a intercambiar historias de vida y a seguir uniéndonos como grupo.

Mañana por la mañana debo partir hacia San José a buscar a la última viajadora en llegar: Laura González, de Asturias. Luego nos reuniremos nuevamente con el grupo en Playa Hermosa, Guanacaste. Hasta la próxima crónica, viajadores!!

 

0 thoughts on “#CRNic16 Episodio 3. «El secreto de la jungla: Monteverde»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *