#CRNic16 “Desde otra perspectiva”: Nicaragua (parte 2/2) – Bitácora fotográfica de Paloma Montosa

Aquí llega la segunda y última parte de esta crónica, ahora toca Nicaragua.

Uno de los puntos fuertes del viaje fue precisamente el cambio de localización tan brusco. Pasamos de estar en Costa Rica (un país de puro disfrute, donde el nivel de vida es de los más elevados de América latina) a Nicaragua, un país con menor calidad de vida y aún sangrante de las heridas provocadas por la dictadura Somoza .

Desgraciadamente, por motivos de peso principalmente no pude llevarme la cámara a todos los lugares que me hubiese gustado, principalmente a la excusión con Ketzaltrekkers. Imaginaos tened que estar dos días subiendo volcanes con 8 litos de agua y comida para esos días (los menos afortunados tuvieron que cargar también con la tienda de campaña ), lo último que se me ocurriría hacer es aumentar más esa carga. A pesar de este inconvenitente algunos viajeros sí que se llevaron su cámara, así que os podré monstrar un par de fotos “robadas” para que podaís ver un poco de lo que fueron, a mi parecer, dos de días más bonitos (y duros) de todo el viaje.

 

_dsc0826
Última parada en Costa Rica antes de cruzar la frontera. La mayoría de nosotros aprovechó para comprar comida para el viaje

 

_dsc0821
Cristal aprovecha sus habilidades comunicativas para ayudar a la señora a vender sus productos

 

 

_dsc0839
Ya estábamos en suelo nicaraguense, exactamente el Rivas. Allí debíamos coger el Ferry para viajar hasta la isla de Ometepe

 

 

_dsc0314
Una de las cosas que más me impactó en llegada a Nicaragua fueron los autobuses, tanto por su aspecto y por los ultrarreducidos asientos como por los vendedores ambulantes. Bueno, no solo vendedores ambulantes, te podías encontrar desde muchachos haciendo una pequeña escenografía hasta predicadores del evagelio que querían venderte vitamina C y paracetamol
_dsc0413-2
El que avisa no es traidor

_dsc0835

_dsc0859
Montados en la lancha, al lado del motor y con chalecos salvavidas por si las moscas. Si sumas eso a mi miedo irracional a cualquier embarcación te quedas con una apasionante  hora y media de pura diversión

_dsc0879

_dsc0881
Mientras algunos (yo) agonizábamos por el mareo otros, como este afortunado señor, aprovecharo para echarse una siestecita
_dsc0885
Imponente volcán Concepción
_dsc0894
Nada más bajar de la lancha nos encontramos con que Moyogalpa estaba en plenas fiestas locales
_dsc0902
Puesta de Sol, una asociación de turismo rural comunitario donde pasamos 4 días, sin duda el mejor sitio donde nos hospedamos en todo el viaje

 

 

equipo-elma
En nuestra estancia en Ometepe comíamos y pasabamos las noches en las casas de las familias integrantes de la comunidad. A Marta, Jorge y a mi nos tocó como anfitriona Elma, acompañada de su hijo Yalmer. Poder intercambiar experiencias y conocer un poquito más su cultura fue una de las experiencias más bonitas y auténticas de todo el viaje
_dsc0905
¡Benditas hamacas!
_dsc0262
Atardecer en Moyogalpa, Ometepe
_dsc0272
Al fondo podemos ver a un Nino intentando sacar el kayak del lago Cocibolca tras un pequeño percance que acabó con Laura y Jose en el agua
_dsc0999
En nuestro segundo día en la isla varios hombres de la Comunidad Puesta de Sol nos acompañaron a hacer un pequeño tour por la isla: Charco verde, playa de Santo Domingo y ojo de agua
_dsc0966
Una pequeña mariposa de las miles que habían en Charco verde
_dsc0947
Mirases por donde mirases siempre había algo increíble al alcance de tus ojos
_dsc1019
Monitos aulladores

_dsc1067

_dsc1073
A estas alturas del viaje ya estábamos acostumbrados a que Nino sacase su guitarra y se pusiese a cantar. No pasó lo mismo con nuestro guía, el cual nunca lo había escuchado y se quedó absorto en su música
_dsc0252
Vacas, cerdos, ovejas, gallinas… Da igual en qué punto de la isla te encontrases que siempre te ibas a encontrar con alguno de estos campando a sus anchas

 

_dsc0296-2
Familia tomando el fresquito en el porche, sí señor. Notése la gallina y el perro andando a sus anchas
_dsc0230
Supongo que la gente de allí estará más que acostumbrada a pasear por la calle y ver este grandioso volcán. Yo no estaba para nada acostumbrada, así que cualquier ocasión para fotografiarlo era aprovechada
a-los-pies-del-concepcion
Paseo en bicicleta a los pies del Concepción
_dsc0260-2
Jose agradeciendo a los guías su ayuda en la subida al volcán Concepción

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *