fbpx

#Cuba18: «El colonialismo: ayer, hoy y ¿siempre?»

Cuba en el imaginario de los Estados Unidos – Ricardo Alarcón de Quesada en Lettres de Cuba n°3, 2015

El libro examina el papel de la metáfora, los símbolos, para el logro de objetivos políticos condicionando de manera más o menos sutil el modo de pensar y el estado de ánimo del receptor. Ofrece a este respecto un abundante repertorio de textos oficiales, discursos y declaraciones y también de es artísticas y editoriales y artículos de prensa y no falta una amplia muestra de caricaturas de la época. Cuba aparece como una joven maltratada pidiendo auxilio, o como un niño desvalido o malcriado y sucio y el Tío Sam como el caballero que viene al rescate de la doncella, o el maestro empeñado en limpiar y educar al infante descarriado. Las imágenes van cambiando según marchan los acontecimientos desde la bella mujer abandonada –los mambises, recordemos, no existían- hasta los niños díscolos, preferiblemente negros, urgidos de limpieza y disciplina.

Our Cuban colony – Pedro L. San Miguel en Revista Brasileira do Caribe nº29, 2014

(…) Los primeros capítulos de Our Cuban Colony constituyen una especie de proemio político acerca de las relaciones de los Estados Unidos con Cuba.
Resalto esta frase con la intención de destacar que Jenks, quien evidentemente escribía para el público estadounidense, percibe esas relaciones fundamentalmente desde la perspectiva del país norteño. Al respecto, Jenks emplea el caso de Cuba para ejemplificar los “intereses especiales” que los Estados Unidos desarrollaron en la región del Caribe. Uno de los aspectos que, según él, muestra su estudio es el surgimiento de “instituciones de relaciones internacionales de un nuevo tipo” (JENKS, 1928, p. 4), forma elíptica de referirse seguramente al tipo de injerencia en el Caribe que fue propiciada por “instituciones” como la Enmienda Platt, y que, extrapolando, podría aplicarse igualmente a las peculiares “instituciones” que establecieron los Estados Unidos en Puerto Rico luego de la Guerra-Hispano-Cubano-Americana, o a las que implementaron en Haití y la República Dominicana durante la ocupación militar de estos países, el primero entre 1915-1934 y el segundo de 1916-1924.

Diario de Guantánamo – de Mohamed Ould Slahi (Redacción de BBC Mundo, 7/07/2013)

«Me quitaron todos mis objetos de confort excepto un colchón delgado y una fina manta.  me privaron de mis libros, de mi Corán, de mi jabón, de mi pasta de dientes y de un rollo de papel que tenía. La celda, mejor dicho, la caja tenía una temperatura tan baja que temblaba casi todo el tiempo. Me impedían ver la luz del sol».
Así comienza uno de los fragmentos desclasificados del primer relato detallado de la vida en el interior de la prisión de Guantánamo, donde todavía quedan 122 presos que no pueden dar entrevistas.

Los recuerdos de Mohamedou Ould Slahi, un mauritano de 44 años, que lleva más de 12 en la prisión de alta seguridad estadounidense sin que se hayan presentado cargos formales contra él, salieron a la luz en enero cuando sus abogados y su hermano menor presentaron su diario.
O más bien los extractos de sus memorias que el gobierno de EE.UU. ha aceptado publicar. «Me ataron cadenas alrededor de los tobillos y en las muñecas. Después empecé a sangrar. Todo lo que podía oír era a uno de ellos maldiciendo. Yo no podía decir una palabra. Estaba sobrecogido y sorprendido. Pensé que me iban a ejecutar», relata antes de contar que acabó en una lancha de alta velocidad donde le hicieron beber agua del mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *