¿Por qué Nowhere? Nino Zunino

Desde niño me prometí a mí mismo que recorrería todo el planeta y aprendería a hablar en todos los idiomas. Han pasado 28 intensos años desde entonces hasta hoy, el mundo se ha hecho cada vez más extenso ante mis ojos y la cantidad de lenguajes que existen resultó ser mucho mayor de lo que yo creía. Pero el espíritu permanece: ser alguien de ninguna parte, nunca perder la curiosidad y admiración por lo distinto, y no tener miedo de decir “hasta pronto” a las personas y los lugares para buscar lo nuevo.

Nací y me crié en Uruguay. A los veinte años inicié un largo viaje de mochilero por Europa que abrió el mundo para mí; dormí en estaciones de tren, trabajé en lugares que jamás hubiese imaginado y conocí a algunas de las personas más interesantes de la ruta. Entre ellos estaban David, Dani y Jose, quienes ya entonces tenían alma de viajadores y compartieron conmigo un poco de eso tan lindo que es estar en movimiento. Transcurriría tiempo antes de volver a verlos, durante el cual estuve viviendo en Brasil y recorriendo varios rincones de América del Sur, investigando las personas y los territorios.

Aprendiendo: porque vivir sólo es aprender, y viajar es como un curso intensivo de vida. El viaje no se termina cuando uno vuelve a casa; la comarca nunca está igual a como uno la dejó, y el viaje continúa en los relatos, los recuerdos, cocinar para otros un plato distinto que aprendiste afuera, los consejos que se dan a alguien que va, la alegría de recibir a otro que vuelve.

Seguramente mi idea de NoWHere vaya cambiando con el tiempo (como todo lo bueno), pero lo que es seguro es que buscará construir una experiencia alternativa al turista que recorre la mitad del planeta sólo para quedarse encerrado en un hotel hermético y almorzar en cadenas de comida prefabricada. Quiero ayudar a crear un encuentro auténtico entre quienes llegan y quienes los reciben, ser el intérprete entre los universos. Si consigo hacer que se comuniquen al menos dos personas de sitios o lenguajes diferentes entre sí, ya estaré satisfecho. El mundo necesita redescubrirse, con urgencia.

Preguntar por qué o para qué NoWHere es como preguntarse para qué viajar. Tal vez no tenga sentido: viajar es un fin en sí mismo, el destino es el propio recorrido. «Esta vida es un viaje ­- dijo Paulo Leminsky ­-, qué pena estar solamente de pasaje».